Aprendiendo a conducir: Consejos para conductores novatos

Errores como pasar un semáforo en amarillo o no estar atento a las condiciones del tránsito pueden ser fatales. En este post te damos algunos consejos valiosos.

21 de diciembre 2022

Llegó el día de aprender conducir

Hay quienes gustan y quienes no, hay algunos que se ven medio obligados a conducir y otros ansían aprender. A la vez, hay personas con más condiciones al volante que otras y es normal, es una actividad que requiere de vista, oído, reflejos y coordinación entre otras habilidades.

Antes de sentarte al volante es bueno empaparse de algunas cosas teóricas y prácticas respecto de nuestro comportamiento y de la respuesta de tu vehículo; y eventualmente del resto de los autos, pues por bien que conduzcas, igual podrías sufrir un choque.

Consulta la placa de un carro usado
user-vehicle
Consulta la placa de un carro usado
y obtén un Informe Autofact con el historial
más completo y actualizado

Antes de aprender a conducir

Como te decimos, hay varias cosas que tienes que entender y conocer antes de sentarte al volante. Entre tales conductas destacan:

1. Desarrolla vista periférica

Es fundamental que cuando estés sentado empezando a conducir te acostumbres a desarrollar una vista periférica de todo lo que sucede alrededor tuyo. Si bien hay que mirar hacia delante cuando se conduce, de todas formas, hay que estar atento a los costados y atrás.

Es más, mirar hacia delante no es mirar solamente a las 12 del reloj, también es la capacidad de tener el panorama de todo lo que ocurre en frente.

Con ello vas a poder conducir mejor, sobre todo a más velocidad en autopistas con tránsito. Además, podrás tomar mejores decisiones en situaciones extremas. Ojo con los puntos ciegos.

2. Respeta las leyes del tránsito

Aunque seas el más rebelde de Colombia, las leyes están para cumplirlas, porque en el caso del tránsito, si no respetas una norma, pones en riesgo tu vida y también la del resto.

Respeta los límites de velocidad, los discos Pare, semáforos, cuándo adelantar y cuándo no, entre otras normas.

3. No te confíes

Una cosa es poder tener seguridad al volante, sobre todo para no cometer errores y otra es no pecar de exceso de confianza. Hay que estar siempre alerta; evita distracciones innecesarias como el celular o manipular la radio andando.

Nunca se sabe si alguien no respeta un Pare, un semáforo, se cambia de carril o vira repentinamente. Mantén una distancia adecuada con los vehículos enfrente tuyo.

4. Conocer el carro

Cuando estés aprendiendo a conducir, intenta que sea en un mismo vehículo; de esta manera, lo podrás ir conociendo, saber cómo responde ante aceleradas, frenadas o curvas. También podrás conocer sus puntos ciegos.

5. Las dos manos al volante

Que no se te olvide, se conduce con las dos manos en el volante, salvo cuando vas a cambiar de marcha, donde debes usar una mano para hacerlo.

Los profesionales y en escuelas de conductores así lo enseñan, la respuesta de nuestras maniobras siempre será mejor con las dos manos al volante. La derecha a las dos del reloj y la izquierda a las 10.

Cómo aprender a conducir

Teniendo incorporado los tips que te acabamos de mostrar para aprender a conducir, entonces llegó la hora de intentarlo.

Para que conozcas un poco. Cualquier tipo de carro tendrá el volante, el pedal del freno a la derecha y el del freno a su izquierda. Si es que es mecánico, tiene el pedal de embrague a la izquierda del pedal del freno y si es automático, solo tendrá acelerador y freno.

A tu derecha estará la palanca de cambios, que puede tener los números del 1 al 5 o 6 si es mecánico; o bien las letras P, R, N, D y eventualmente un 1-2 o 1-3, que quiere decir que el vehículo solo andaría entre primera y segunda, o primera y tercera.

1. Acomódate en el asiento

Toma asiento en el lugar del piloto. Acomoda la distancia con el volante o los pedales. Preocúpate de no quedar demasiado lejos, porque con los pies demasiado estirados manejando, podrías tener un problema lumbar.

Acomoda la altura del volante y la posición de los tres espejos retrovisores. Luego de todo eso, ponte el cinturón de seguridad y enciende el carro.

2. Enciende el carro

Pon neutro si es mecánico o P si es automático y dale contacto. Calienta el motor algunos minutos, siempre es necesario. Nadie salió a hacer deporte sin un calentamiento previo.

3. Comienza a andar

Si es mecánico, pisa el embrague, pon primera y comienza a soltar el embrague, conforme aprietas el acelerador. Es un movimiento continuo y bastante más rápido de lo que suena. Cuando estés por quitar el pie del embrague notarás que el carro comienza a moverse. Si notas una pequeña vibración, acelera un poco más.

En el caso de los automáticos, pisa el freno para poder cambiar la marcha y pon la letra D para empezar a andar. Ahí suelta el freno, pero con cuidado, porque en los automáticos, si estás con D sin el freno pisado, el carro anda solo, a baja velocidad, pero solo.

4. Pasar de marchas

Si el carro es automático no te preocupes, una vez que pones la D puedes andar siempre así. Si frenas en el tráfico puedes quedarte en la D con el freno apretado, o bien poner la P hasta que toque andar nuevamente.

En el caso de los mecánicos el paso de marchas es así. Cuando hayas salido en primera, notarás que conforme aceleras el carro comienza a “gritar”, eso quiere decir que las rpm van en ascenso. Lo vas a notar en el tacómetro, ese marcador redondo al lado del velocímetro que tiene números del 1 al 8 generalmente.

Cuando hayas llegado a 2.500 rpm aprox llegó la hora de pasar a segunda. Ahí, lo que debes hacer es, de manera rápida y fluida, soltar el acelerador, presionar el embrague, pasar a segunda, soltar el embrague, mientras se vuelve a pisar el acelerador. Eso aplica para todas las marchas del carro.

Es bueno también utilizar el freno de motor cuando te acercas a un Pare o una luz roja. Si vas, por ejemplo, en cuarta y ves que viene un semáforo puedes bajar de marcha a tercera, luego a segunda y así ayudas a una detención más controlada. Es opcional.

Para frenar, sea automático o mecánico el carro, lo principal es que hay que evitar las frenadas bruscas. Para eso hay que estar atento y tener la capacidad de anticipar tus movimientos para que nada sea brusco.

5 errores comunes de un conductor

Algunas conductas pueden ser por irresponsabilidad, otras por desconocimiento; es por eso que te mostramos algunos errores comunes para que puedas evitarlos.

1. Mal uso de neblineros

Los neblineros, como su nombre lo dice, son para cuando se conduce con neblina; en cualquier otra situación, sobre todo con vehículos al frente en el mismo sentido, o en sentido contrario, podrías encandilar a alguien si usas los neblineros cuando la ruta está despejada de niebla.

A la vez, si hay neblina es recomendable esperar a que pase y no manejar, puesto que de todas formas es peligroso. Si tienes que conducir sí o sí, entonces usa los neblineros y tus luces bajas, las luces altas hacen un efecto pared con la neblina en frente.

2. Los cambios de luces

A veces uno hace cambios de luces para alertar de algo a alguien, o peor aun cuando quieres adelantar a alguien. Si quieres alertar a alguien los destellos de las luces altas podrían encandilar al otro conductor y si lo quieres adelantar poniendo las luces altas antes de hacerlo, encandilarás a la persona por el espejo retrovisor.

3. Usar mal los intermitentes

Cuando vas a señalizar una maniobra trata de hacerlo con la mayor anticipación posible, puesto que la idea de señalizar es que los demás sepan lo que harás y no los tomes por sorpresa.

Si señalizas que vas a virar a la derecha, por ejemplo, entonces hazlo con unos 50 metros de anticipación, por lo menos. Lo importante es que no sorprendas a nadie, ahí aparecen los choques.

4. Pasar con luz amarilla

La luz amarilla nace para hacer la transición de la verde y la roja para que el cambio no sea tan abrupto. Es por esa razón que la amarilla surge para que disminuyas la velocidad porque viene una roja y no para que aceleres para pasar antes.

Esta conducta ha generado múltiples choques, evítala. Amarillo es sinónimo de reducir la velocidad y hay que acatar.

5. Poner neutro en bajadas

Primero, no hay ahorro de combustible evidente si bajas por una pendiente en neutro y lo más importante es que es una maniobra muy peligrosa. Al poner neutro en una bajada, lo que haces es desacoplar las ruedas del trabajo del motor.

Si lo haces, las ruedas quedan liberadas para girar tanto, como la gravedad de la pendiente lo permita. Al estar desacopladas las ruedas del motor pierdes todo: pierdes estabilidad, tracción y seguridad.

Así es, en neutro perderías el control en una frenada, en una curva o simplemente con la pendiente. El neutro es solo para encender el carro o para hacer alguna revisión mecánica.

Informe Autofact

¿Quieres comprar un carro usado? Antes de decidirte revisa sus antecedentes con el Informe Autofact.

Ingresa una patente

Amaxofobia: problemas aprendiendo a conducir

La amaxofobia no es una enfermedad, sino un condicionamiento sicológico que te puede impedir conducir correctamente.

La amaxofobia en palabras simples es el miedo o nerviosismo a conducir; el cual a veces se vuelve algo incontrolable. Si una persona sufre de amaxofobia puede tener un accidente por el simple hecho de no saber o no poder reaccionar bien y a tiempo.

Algunas de las causas de la amaxofobia pueden ser las siguientes:

  • Algún trauma del pasado, como un accidente
  • Cuando el conductor es una persona insegura o de baja autoestima
  • Personas rígidas o perfeccionistas
  • Sensación de falta de apoyo o validación del entorno.
  • Miedo a lugares desconocidos y condiciones adversas
  • No lograr aprendizajes en las escuelas de conducción
  • Personas con ansiedad, depresión o stress

Pese a que es una condición sicológica que podría generar un accidente fatal, su tratamiento es rápido y sencillo. No requiere medicamentos, pero sí la orientación de un sicólogo. En pocas sesiones podrías estar curado de esta condición.

Informe Autofact

¿Quieres comprar un carro usado? Antes de decidirte revisa sus antecedentes con el Informe Autofact.

Ingresa una patente